Descripción

Hoy en día el cobre es un material de construcción muy moderno que ofrece una vida útil en cubierta o fachada realmente indefinida, resistencia a la corrosión en cualquier atmósfera y ningún requisito de mantenimiento. Este material natural, por su establecida práctica de reciclado extenso, baja energía de fabricación y seguridad de uso, es uno de los revestimientos de cubiertas que más contribuye a la construcción sostenible, preservando el medio ambiente.

El desarrollo natural de una pátina con colores que cambian de dorado a marrón chocolate y, finalmente, al típico verde claro, que puede verse en las cubiertas de edificios antiguos, es una característica exclusiva del cobre. Cuando se expone a la atmósfera se forman películas de conversión de óxido de cobre, cambiando el color superficial del cobre del rosa salmón al marrón rojizo en pocos días.

Conforme avanza el efecto del tiempo durante varios años, las películas de conversión de sulfuro cuproso y cúprico se intercalan con la película de óxido inicial, oscureciendo cada vez más la superficie a un marrón chocolate.

Una vez completo el proceso de patinado se produce el típico color verde claro de las cubiertas antiguas de cobre.

Ficha técnica

Características específicas
Características mecánicas
Masa específica:     
8,93 x 103 Kg/m³
Resistencia a la tracción: 
entre 220N/mm² y 290N/mm²
Coeficiente de dilatación: 
1,7 mm/m/ºC DE -20ºC a + 80ºC
Alargamiento a la ruptura:  
>50 % (sentido horizontal)
Punto de fusión: 
1083ºC
Resistencia al plegado:
Sin fisuras
Permeabilidad al agua:  
Impermeable
Enderezamiento tras plegado:
Sin rotura
Composición química:
Cobre: 99,938%
   
 
Fosforo: 0,0319%
   
 
Estaño: 0,0041%
 
Aluminio: 0,0028%
 
Níquel: 0,0038%
  Arsénico: 0,0011%    

Compatibilidades.

El potencial eléctrico del natural del cobre es relativamente elevado y no se ve afectado por otros metales en el exterior de los edificios. Sin embargo, puede provocar corrosión en el acero, aluminio o el zinc si hay contacto directo entre los metales y un electrolito (por ejemplo agua) está presente. Si el agua de la lluvia procedente de la cubierta de cobre cae sobre otros metales con un potencial eléctrico menor, puede corroerlos a no ser que estén protegidos (con pintura, laca, o una capa anodizada). Los metales que no sufren lo anterior son plomo, acero inoxidable y latón. Estos metales pueden unirse sin ningún tipo de problemas al cobre.

El agua de lluvia que tras estar en contacto previo con una cubierta de alquitrán expuesta al sol es arrastrada a una cubierta metálica puede corroerla, incluso si es de cobre.


Dimensionados

Anchos de bobinas.

El cobre se suministra en bobinas de los siguientes anchos:

700mm. (625mm una vez perfilado) Utilizado en bandejas de cubierta
1000mm. Utilizado para remates.  
500mm (bob de 1000mm a la mitad). (425mm una vez perfilado). Utilizado en cubierta y fachadas

El espesor con los que trabajamos habitualmente es 0,6mm.

A la hora de replantear las planchas de cubierta o fachada tenemos que restarle al ancho de la bobina 7,2cm que son necesarios para perfilar los bordes de las bandejas a junta alzada.

En fachadas, si se desea limitar los efectos de ondulación provocados por la dilatación del metal se aconseja utilizar bandejas de ancho  < 500m y longitudes inferiores a 4m.

Longitudes.

Por cuestiones de la dilatación propia del material, se limitarán las longitudes de las planchas:

En cubierta, las planchas no deben exceder los 13m de longitud para pendientes comprendidas entre el 5 y el 60%; limitándose su longitud a 10m en caso de pendientes superiores al 60%.

La longitud máxima de bandejas en fachada será de 4 a 6m.

Pendientes.

En cubiertas curvas, en el caso que la cumbrera presente una salida de ventilación es necesario que a cada lado exista una pendiente del 5% mínimo. Es aconsejable, en caso de ser posible, que la chapa sea continua de un lado a otro o en su defecto hacer que los enlaces se produzcan en la mitad de cada lado del faldón de modo que eliminemos el encuentro de cumbrera por una plancha continua.

Para el resto de cubiertas la pendiente mínima aconsejada para garantizar la estanqueidad es del 10%, pudiéndose ir a pendientes menores en caso de ser faldones de cubierta pequeños, pero nunca por debajo del 6%